Follow by Email

domingo, 9 de diciembre de 2012

SOMMELIER HAROLD LLOYD


Hubo un tiempo en que los anuncios no eran televisivos. La voz y la palabra eran cosa de las gentes y de algún que otro gramófono de destemplada resonancia. Eran tiempos de contados soportes publicitario, muy lejanos del panorama multimedia que hoy nos invade.

Los anunciantes y las marcas tenían que ingeniárselas para vocear las excelencias de sus productos. Menos mal que la técnica litográfica hacía verdaderos milagros ayudados por el arte que los grandes dibujantes de la época volcaban sobre carteles, calendarios, folletos y un sin fin de soportes de pequeño formato.

Entre estos últimos fueron habituales ciertas creaciones de ingenioso mecanismo; anuncios de indudable capacidad seductora protagonizados muchas de las veces por algún personaje famoso –lo que hoy llamamos publicidad testimonial--. Con formatos, creaciones y formas tan caprichosas que en infinidad de ocasiones su tratamiento corpóreo o movilidad los acercaba mas a un juguete que al folleto tradicional.

El testimonio en el caso que nos ocupa correspondía al gran Harold Lloyd, que por ese tiempo (años 20) era conocido en España con el apelativo de Él --más tarde devendría en Gafitas--. Los actores de esos años eran tal vez los prescriptores de mayor calado, su aureola de estrellas servía lo mismo para recomendar una pasta dental que para ensalzar los placeres de un buen lingotazo de vino, por desconocido que éste fuera. 

El soporte abajo reproducido, editado por la bodega Luís Rius de Badalona, presentaba un mecanismo accionado por una lengüeta que permitía mover los ojos y la boca al relamido cómico. Era, es, publicidad de otra época, ingenua, enternecedora incluso, de la que llamaba al pan, pan y al vino, vino, sin promesas altisonantes e ilusorias como muchas de las ofrece la publicidad actual. 


1 comentario:

  1. Los prospectos o programas de mano de películas saben de estos ingeniosos artilugios que tanto se valoran hoy y que tanto nos maravillaban a los niños de los cincuenta, cuando nos dedicábamos a coleccionar estos rastros de papel de las películas que proyectaban nuestros cines.
    Gracias, como siempre, amigo Paco.

    ResponderEliminar