Follow by Email

miércoles, 28 de noviembre de 2012

AMATLLER, UN CHOCOLATE APASIONADO POR EL CINE



Chocolates Amatller es quizás la marca en activo más antigua de España. Nacida en 1797, en Barcelona, la empresa tuvo un espectacular desarrollo en la primera mitad del siglo XX, ayudada por una exquisita e inteligente labor publicitaria de sus productos. La eclosión de las nuevas técnicas cromolitográficas entre finales del siglo XIX y principios del XX, propiciaron una continuada estrategia propagandística de la marca mediante insertos promocionales en sus tabletas.

Amatller tampoco descuidó otra variedad de acciones publicitarias situadas al margen del ámbito de la tableta: muy especialmente en los años de mayor influencia del Modernismo y el Art Deco. Un largo periodo en el que la marca esparció las constantes de estos movimientos artísticos por multitud de soportes, tanto de forma directa como indirecta: cromolitografías troqueladas de aires románticos, cromos culturales, barajas temáticas, anuncios prensa, calendarios, carteles, etc.


El mimo de la casa Amatller hacia sus manifestaciones promocionales se vio también reflejado en la selección de los artistas plásticos: Gaspar Camps, Apeles Mestres, Penagos, Segrelles, entre otros, fueron los encargados de aplicar su arte a multitud de soportes que hoy suponen un excelso ejemplo de buena publicidad. 

Amatller miraba en todas direcciones tratando de seleccionar para sus fines comerciales aquellos temas o acontecimientos de mayor alcance popular. Y de pronto descubrió que un invento llamado Cinematógrafo empezaba a mostrar un poder de seducción desconocido hasta la fecha. La pantalla estaba lanzando al estrellato a múltiples actores; nombres que estaban siendo encumbrados a los altares de la fama por millones de personas. Consumidores al fin y al cabo susceptibles de ser seducidos por este nuevo segmento temático que representaba la fábrica de Hollywood.

El star sistem era ya un hecho irreversible, imparable, de manera que los responsables de la marca decidieron participar de ese universo mitológico. A continuación mostramos una de las primeras acciones llevadas a cabo por Amatller con los actores de protagonistas. Figuras troqueladas correspondientes a los nombres más famosos en nuestro país entre 1925 y 1930, periodo estimado de esta promoción. Cada estampa la formaban tres cromos --cabeza, tronco y extremidades-- que ensamblados entre sí componían la figura completa. Éstas podía ser colocada de pie mediante un simple mecanismo de lengüetas. 


Stan Laurel


Oliver Hardy


Buster Keeton


Lily Damita



Franzisca Gaal



Harold Lloyd




Charlie Chaplin
(Cara y dorso)



El Gordo
(La Pandilla)


El niño Pecas
(La Pandilla)




El Negro
(La Pandilla)